Tatuaje ¿Existe un antes y un después?

Nos tatuamos por una necesidad, ya sea porque queremos enviar un mensaje a todos o para nosotros mismos, porque queremos experimentar una nueva sensación, por sentir autonomía propia, por transformarnos sobre la base de nuestros conceptos de belleza propia, porque queremos recordar algo o alguien, o ser partícipes de una tendencia, religión o parte de un grupo. El tatuaje ha sido y seguirá siendo un medio de expresión de una necesidad que nos reclama y que siempre llevaremos.

SONY DSC

Quien se tatúa no lo hace al azar ni permite plasmar algo sin un razonamiento lógico. Algún sentimiento o intención, en mayor o menor medida, estará implicado en el suceso. Determinar la figura, el lugar, el tamaño, los colores, el estilo y quien lo va hacer, es un proceso tan largo y complejo como lo desee la persona; pero que por ello merece toda la atención y consideración. Hablamos que puede ser un proceso como la misma conformación de una obra de arte misma, y es que muchos lo son, donde su construcción puede tardar años, iniciándose desde una previa planificación, diferentes fases, hasta llegar a su logro final.

Para muchos, su primer tatuaje, es un mensaje de mayoría de edad o de madurez, porque es dar un paso sobre un cambio significativo y se convierte en un mensaje incluso de rebeldía, ante la sociedad, los padres, los que nos rodean. Para otros, tatuarse es un mensaje de valentía ante la sociedad misma.

También están los que lo hacen para sí mismos, donde pasen los años que pasen, casi nadie se entera que existe, es parte de un recuerdo que no queremos olvidar, es la marca para con nuestros seres queridos, es el anhelo de nuestra vida, o sencillamente es un utopía que decidimos albergar para toda nuestra existencia.

Pero también están los que deciden hacer un cambio de estilo de vida, como mismo vamos a los gimnasios, salones de bellezas o estrictas dietas, porque no decidir transformar nuestro cuerpo a nuestros gustos y principios.

Sí existe un antes y un después detrás de cada tatuaje, piercing o cambio corporal. Respeto, a quienes poseen la valentía de retar tabúes y miedos sociales y se hacen más fuertes al tomar decisiones definitivas en sus vidas y cuerpos.

Dinos qué opinas tú…