Respeto a quienes amamos el Arte Corporal

Hoy no nos enfocaremos en un hecho o hablar sobre algún estilo de trabajo o piercing, hablaremos sobre un problema social con respecto al Arte Corporal. Y es que quienes amamos este estilo de vida ya estamos cansados que nos valoren o midan por los estigmas y tabúes de una sociedad que teme romper las mismas absurdas reglas que se imponen y como reacción a su falta de valentía y al qué dirán, emiten criterios para esconderse y no atreverse. Pero describamos las cosas por partes.

El arte corporal ha existido desde la misma definición del ser humano, siempre nos han acompañado y nadie podrá negar la historia. Las absurdas reglas sociales han variado al paso de los años. Hace siglos atrás, los tatuajes solo eran para la realeza, o entre más piercing tuvieras mayor era tu jerarquía social. Hace unos 100 años se comenzaron a dejar de usar, y solo las personas de las llamadas bajas clases sociales lograban mantener estas tradiciones y gustos, por lo que hasta nuestros días ha llegado este erróneo concepto que nos lastima.

Si valoramos, quienes hoy niegan el arte corporal están negando su propia historia como seres humanos. El ser humano se impone reglas sociales, y así mismo luego las quita. Hoy tener un tatuaje o un piercing fuera de los tradiciones, es mirado con esos tabúes y miedos, miedo porque en el fondo también quisiera hacerlo, pero teme de la misma sociedad.

Si alguien elige ser fiel a su historia, a expresar sus sentimientos a través de su cuerpo, nadie tiene el derecho de criticarlo y denigrarlo por ello. Es necesario respeto y aceptarnos como somos.

Hoy, algo más de la cuarta parte de la población mundial porta un tatuaje, si, más de mil millones de personas, y la mayoría los esconde para no sufrir esas miradas indiscretas, o esos criterios malintencionados. Una marca en la piel no determina si somos menos inteligentes o con menos sentimientos. No más condiciones o despidos en los trabajos por tener un tatuaje, no más críticas absurdas por parte de los miedosos. Un tatuaje es símbolo de valentía, de retar a la sociedad actual, de querer ser realmente uno. Quienes asumen ese enfoque de vida, merecen respeto de todos.

Sirvan estas modestas letras como inspiración a unirnos en una comunidad donde defendamos lo mejor del Arte Corporal, como herramienta para hacer entender a todos sobre la necesidad de respetarnos y ser mejores humanos. Si estás de acuerdo, únete y compártelo con tus amigos.

Colectivo de Art Body+

(Todas las imágenes fueron tomadas de un artículo en www.theguardian.com)