Fukushi Masaichi y sus 2000 pieles humanas tatuadas

Si bien este suceso es público desde hace más de medio siglo, lo cierto es que por estos tiempos ha vuelto a comentarse sobre la colección de Fukushi Masaichi. Con el mismo enfoque que siempre les he entregado mis modestas letras, hoy les comentaré al respecto.

El Suceso de Fukushi Masaichi y su colección

Fukushi Masaichi fue un médico japonés (1878-1956) de alto nivel de reconocimiento profesional, llegando a ser Profesor Emérito de la Escuela Nipona de Medicina en Tokio, capital de Japón. Realizó estudios de medicina en Alemania y otras universidades como la Universidad Kanazawa. Sus trabajos estuvieron enfocados al estudio de la sífilis, enfermedad que para la época era mortal y no existían mecanismos de prevención, recordemos que por esa época no existía ni el preservativo de látex ni la penicilina.

fukushi-masaichi-5

Por esos rumbos de investigación Fukushi Masaichi, a quien también se lo nombra como Dr. Tattoo, descubrió que al insertar tinta en la piel de personas contagiadas con sífilis, esta piel mejoraba considerablemente. El seguir esta pista lo llevó a comenzar a coleccionar la piel de personas tatuadas, estas eran extraídas luego de fallecer, durante el proceso de autopsia.

Su énfasis aumentó al conocer más del mundo del “irezumi” (arte japonés de tatuar), y saber de personas que se tatuaban el cuerpo completo, llegando a contactar con ellos en vida, comprometerlos a donar su piel e incluso se comenta que pudiera haberle pagado a algunos.

Poco a poco la colección de Fukushi Masaichi fue aumentando, llegando a 2000 piezas aproximadamente, pieles que fue estudiando y a la vez montando en cuadros para ser preservadas. Al mismo tiempo, fue fotografiando cada piel, llegando a una colección estimada en 3000 imágenes.

Al llegar la 2da Guerra Mundial a las costas del Pacífico, Fukushi Masaichi decidió salvaguardar su colección, para ello llevó las pieles a un refugio antiaéreo donde esta lograron salvarse, no así sus fotos, las cuales se dicen que se perdieron, al respecto comento más adelante. Años antes, durante un recorrido académico por los Estados Unidos, uno de los camiones que llevaba parte de la colección, en la ciudad de Chicago, desapareció por completo. El impacto en la sociedad occidental de su colección fue tal, que en la edición del 3 de abril de 1950, de la Revista Life, se le dedicaron más de 2 páginas. Acá les dejo el enlace de la copia digital online de la edición de la revista, para que la pueda disfrutar.

Luego de la muerte de Fukushi Masaichi, su hijo y médico Katsunari Masaichi, quien continuó sus estudios del arte pictórico corporal. En la actualidad esta colección se encuentra dispersa. Una parte está en la Universidad de Tokio, y como todo elemento considerado científico en la medicina, no está expuesta al público, pero si puede ser vista por doctores e investigadores con previa cita.

Retomando el tema de las 3000 fotos, donde todo el mundo afirma su desaparición, les comento que buscando en mercados online, pude encontrar algunas ofertas de estas fotos, su autenticidad está por probar, y quizás por este mito de desaparecidas, tengan buenos precios, como para coleccionistas.

Son en total 4 imágenes en venta en Ebay, todas tiene en pie de imagen escrito en alemán, donde afirman ser de los retratos de la colección del Dr. Fukushi Masaichi.

¿Es la única colección?

Pues no lo es, el Museo de Cirugía de Edimburgo posee una colección enfocada a los tatuajes que se hicieron los marineros del siglo XIX, donde se hacen análisis culturales por sus trabajos. Otros más se localizan en Lisboa, Londres, Berlín o Cracovia. De igual manera, un poco menos científico, existen empresas como Save My Ink, la cual oferta un servicio de preservación de tatuajes de fallecidos para los familiares del dueño de la obra.fukushi-masaichi-8

Los criterios

Durante estos días, he leído las publicaciones que se han retomado sobre el caso de Fukushi Masaichi, donde se pueden encontrar criterios con alto nivel de sensacionalismo en búsqueda de llamar la atención. También enfoques que llamados “bizarros” por el hecho de tratarse de tatuajes y pieles humanas, olvidando elementos científicos implicados en este proceso. Sin lugar a dudas, la información es vista por diversos prismas.

Mi enfoque

Primero que todo recordar que el caso de Fukushi Masaichi es algo que posee más de medio siglo de conocimiento para el mundo, que las nuevas generaciones se estén enterando es otro elemento. Segundo, que según las fuentes nunca se mató a nadie para arrancarle la piel y coleccionarla como un desenfrenado psicópata en serie, simplemente se comenzaron a recolectar como mismo se tienen colecciones médicas en todos los institutos del mundo, desde órganos hasta casos especiales, como objeto y material de estudio.

De esta manera, pienso que todo lo que sea tomado desde una posición ética y moral acorde a los principios generales de las sociedades, donde nos lastime ni perjudique la vida de nadie, y tengan enfoques científicos, no están mal. Igualmente, la preservación de estas obras de arte, aunque sea en pieles humanas, también tienen un valor histórico-cultural que debe ser valorado.

El caso de la colección de Fukushi Masaichi se puede mirar de muchas maneras y enfoques, y tú, ¿que piensas al respecto?